UNA CAJA TORÁCICA ARTIFICIAL PARA OPERAR LA RÉPLICA EN 3D DEL CORAZÓN

http://www.elmundo.es/economia/2016/05/09/573052fe268e3eab1c8b45bc.html

 Se llama Jasmijn. Entonces sólo tenía tres meses y una malformación cardiaca que amenazaba su vida. Era octubre de 2014 y los cirujanos del hospital universitario LUMC de Leiden, Holanda, llevaron a cabo una compleja cirugía. Con éxito. Afortunadamente pudieron recrear la operación antes de abrir a la pequeña con una réplica idéntica de su corazón impresa en 3D. Era la primera vez que se utilizaba un biomodelo tridimensional para la planificación quirúrgica de una intervención de este tipo. Todo un logro con sello español, la startup sevillana Digitalica Salud. Desde entonces colabora en un proyecto de investigación liderado por el cardiólogo pediátrico Israel Valverde proporcionando reproducciones de corazones tridimensionales a hospitales de Reino Unido, Canadá, Líbano, Holanda, Italia o Alemania.

set19

 El origen del trabajo de Digitalica Salud en biomodelos nace del trabajo del Grupo de Innovación Tecnológica (GiT) que comienza en 2005. El grupo desarrolló un software propio para la planificación de las cirugías a partir de las imágenes radiológicas de cualquier especialidad. A partir de un TAC, una resonancia o un escaneado superficial (imagen 3D), el programa informático construye un modelo en 3D del órgano para simular la cirugía y planificar la intervención.

Pero, ¿y si además de verlo en un ordenador también pudiese ser físico? En 2011, con la llegada de las primeras impresoras 3D de bajo coste, el grupo adaptó su software para poder exportar sus modelos a un formato reconocible por las máquinas de fabricación aditiva.

Primero se centraron en la fabricación de biomodelos rígidos para neurología, pediatría, traumatología o maxilofacial. El equipo escogió el PLA, un plástico duro, que permite «emular los comportamientos del tejido óseo» en la planificación de las operaciones. Este material, además, puede ser esterilizado y ser manipulado con el mismo instrumental que se usa en quirófano. «Hemos demostrado que el uso de nuestros biomodelos permite reducir las complicaciones en las cirugías y el número de horas en quirófano», apunta la responsable de biomodelos, Cristina Suárez.

set19-2

El siguiente salto se dio para cubrir una necesidad del área de cardiología liderada por el doctor Israel Valverde Pérez. «El hospital necesitaba simular corazones con malformaciones congénitas en niños», recuerda la socia de Digitálica Salud. Por un lado, son órganos muy pequeños y, por otro, todos son diferentes. Tal es la situación que «más de una vez el cirujano ha tenido que cerrar al paciente cuando ya le había abierto». El equipo se puso en marcha. Para este caso necesitaban un material más flexible que el PLA. Los poliuretanos (cauchos) se perfilaron como los más adecuados. «Son radiovisibles, es decir, se ven con las máquinas de rayos X con las que se opera a los niños en la realidad», comenta.

La empresa vende directamente la réplica en 3D al hospital, aunque también podría mandar el archivo digital para que éste lo fabricase. «Es un proceso muy complejo donde es imprescindible la colaboración multidisciplinar de expertos que conozcan la anatomía y geometría del órgano así como el diseño asistido por computador y las técnicas de prototipado rápido», indica.

«Los hemodinamistas hasta ahora sujetaban con la mano el biomodelo», explica Suárez. Pero esta práctica no es realista. En el quirófano no pueden mover ni girar el corazón del paciente. Digitalica ha ideado un simulador que consiste en una caja contenedora donde se coloca el órgano impreso en 3D en la misma posición que el paciente estará en la camilla y con las mismas vías de entrada. Con este sistema, los médicos pueden practicar sus movimientos durante el cateterismo, además de simular procedimientos como la colocación de stents.  Las simulaciones son ilimitadas y, lo más importante, se acaba con el maldito elemento sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *