¿Sabes cómo puede afectar el Brexit al trabajo de dentista en el Reino Unido?

http://dentalista.es/web/art%C3%ADculos/brexit-trabajo-dentista-reino-unido/

Reino Unido se encuentra divido y el corazón de la mayoría de los inmigrantes europeos que trabajamos aquí, también. La embajada española ha enviado un mensaje de calma, pero el futuro es incierto tanto para los que ya estamos aquí, como para los que vendrán.

Reino Unido lleva años cerrándose poco a poco, los requisitos para venir a trabajar como odontólogo han ido subiendo cada año. Hace unos años los españoles éramos recibidos con los brazos abiertos, pero debido a partidos como Ukip, partido de extrema derecha, el recelo hacía los extranjeros ha ido creciendo y el ambiente está enrrarecido, hasta tal punto que hace unas semanas una parlamentaria inglesa que defendía que Reino Unido permaneciera en Europa fue asesinada a 2 km de la clínica en la que yo trabajo.

Se escuchan comentarios xenófobos, no sólo contra los que no hemos nacido aquí, incluso mi enfermera nacida en Inglaterra pero de padres pakistaníes dice que ella tampoco se siente querida ahora mismo en el país.  También te encuentras pacientes que te piden disculpas y que dicen que se sienten avergonzados de los resultados. La campaña del Brexit se ha centrado básicamente en la inmigración, y ahora la mayoría de los trabajadores Europeos que trabajan en UK no se sienten ni queridos ni valorados. El sistema nacional de salud conocido como el NHS de Inglaterra ha enviado un mensaje diciendo que 55.000 sobre un 1,2 millones de trabajadores del NHS son europeos y ha proclamado que somos un equipo y que el NHS quiere y valora a sus trabajadores europeos. Este mensaje de apoyo quiere calmar los ánimos de enfermeros, dentistas, médicos, farmacéuticos europeos descontentos de la situación.

Ahora mismo para colegiarse en Reino Unido existen tres vías la primera que es para dentistas que hayan estudiado en el país, la vía para los que han estudiado en países de la Unión Europea y para los que no pertenecen a ninguno de los dos grupos anteriores. Si Reino Unido termina saliéndose cabe esperar que la vía para los que han estudiado en países de la UE desaparezca y se reduzca a dos grupos, los que han estudiado en UK y los que no. Ahora mismo en el grupo de los que no han estudiado en UK y tampoco pertenecen a la UE hay una lista de países en la que el título es reconocido para registrarse en UK, y no sabemos los acuerdos a los que se llegarán y si los títulos españoles estarán en ese listado o no. Esta vía es muy dura, tiene exámenes de Odontología, idioma, un año de prácticas trabajando gratis o cobrando lo mínimo bajo la supervisión de un mentor, hasta que te convalidan el título, pero esto no acaba aquí, una vez consiguen colegiarse lo normal es que los extranjeros empecemos trabajando en el NHS, y empieza otro duro proceso de otro año bajo supervisión de un mentor y cursos hasta que te dan la plaza de forma permanente.

Todo son suposiciones, ni siquiera ahora mismo el futuro de Reino Unido está claro, puesto que los escoceses están planteando un nuevo referéndum para independizarse debido a que ellos quieren seguir formando parte de la UE. Para los que ya estamos en el país, pues tampoco se sabe que sucederá con nosotros, nuestros compañeros ingleses nos dicen que no tenemos de que preocuparnos, que somos necesarios, y que aportamos mucho a la sociedad, son frases que nos dicen para tranquilizarnos y que esperamos que sean ciertas.

Muchos dentistas españoles han salido del país por la plétora profesional y ahora se sienten que con la situación de UK les gustaría volver, pero en realidad saben que la mayoría no tienen sitio. Esperemos que todo este huracán que ha sacudido a Reino Unido se disuelva como un azucarillo, y que todos los miedos que nos infundan los medios de comunicación desaparezcan y la situación se normalice. Ahora a la sociedad británica le queda un duro trabajo por hacer, empezando por lavar su imagen ante todos los trabajadores de la UE que tienen, intentar que su salida sea lo más diplomática posible y que Reino Unido no se desfragmente por el camino.

Brexit para odontólogos

Desde finales de los años 90 ha habido un éxodo sustancial de odontólogos españoles al Reino Unido. Este fenómeno llegó a su máximo a finales de la década pasada, y desde entonces ha disminuido, pero sigue siendo significativo. Es difícil calcular cuántos dentistas españoles actualmente trabajan en el Reino Unido, pero simplemente revisando el número de odontólogos colegiados en el General Dental Council (el equivalente al Consejo de Odontólogos español) cuyo apellido es “Martínez” se puede hacer uno a la idea: cientos, posiblemente más.

En nuestra existencia como agencia de selección de personal sanitario, sólo entre 2008 y 2016 diversas clínicas británicas han contratado a través de nosotros unos 300 odontólogos españoles.

Los motivos por los que irse a Reino Unido

Las razones para irse son obvias: mejores condiciones salariales, más vacaciones y mejores horarios. El salario de un odontólogo generalista en el Reino Unido es bastante alto, no sólo porque allí se pague más de media (el nivel de vida es más alto) sino porque los odontólogos británicos están especialmente bien pagados para el estándar profesional del país. Un odontólogo generalista cobra más que un médico especialista. Las razones también son obvias: hay pocos, y actualmente el 52% de los tratamientos de odontología general están pagados por el estado, en este caso el NHS, que paga a las clínicas privadas porque atiendan a sus pacientes. A las clínicas les va bien: se garantizan unos ingresos sustanciales a través de la atención de pacientes del NHS más lo que ingresan a través de pacientes privados. El resultado son salarios altos, generalmente con un fijo pagado por el NHS y un variable que se cobra por atención a pacientes privados.

¿Por qué contratan dentistas españoles?

Para las clínicas inglesas contratar españoles es una buena manera de dar abasto a la creciente demanda de tratamientos que tienen, legalmente nuestros títulos de licenciado están plenamente reconocidos, no hay un proceso de homologación, y tras un trámite relativamente sencillo se puede uno colegiar en el Reino Unido, desde España, sin necesidad de desplazarse. Además al ser todos ciudadanos de la UE no se requiere visa ni permiso de residencia, existen convenios con la seguridad social española y al fin y al cabo ambos somos países de la Europa occidental, hasta cierto punto similares. Tampoco hay muchos recelos en contra de los españoles, por lo general el paciente medio inglés no tiene ningún problema en que le trate un español, de nuestro país de lo que más se acuerdan son de las vacaciones que han pasado en Benidorm. Aunque parezca una tontería, en una profesión que requiere contacto con el paciente eso es bueno. Es mejor que asocien tu país a unas vacaciones, que al bombardeo de Coventry en 1940.

Ahora con el Brexit se nos pueden complicar las cosas

El marco legal que regula el proceso de reconocimiento de títulos es  el artículo 5.3.2 del Anexo V de la Directiva 2005/36 donde se establecen los documentos que puede solicitar el General Dental Council (GDC ) para colegiar (y digo colegiar, no homologar) a un dentista español en el Reino Unido. Una vez hechos los trámites, el odontólogo en cuestión es un licenciado español colegiado en el Reino Unido, sin restricciones para ejercer como odontólogo generalista.

El pasado mes de abril, el GDC estableció un nuevo criterio para permitir la colegiación: los aspirantes deben de pasar un examen oficial de inglés, en este caso el IELTS academic con una nota media de 7, esto es el equivalente a un nivel medio-alto bueno o a un nivel avanzado. Desde un punto de vista puramente práctico esto suena bien: se espera que el profesional pueda comunicarse correctamente con el paciente. Desde el punto de vista legal es más dudoso: cuestiona la directiva de libre circulación de profesionales y reconocimiento mutuo de títulos. No hay libre circulación ni reconocimiento mutuo automático si hay un examen de por medio. El GDC llevaba literalmente años intentando incluir esta cláusula pero no lo hacía por miedo a denuncias o quejas. El año del Brexit por fin se ha atrevido.

La fecha señalada es octubre de 2018

Hasta por lo menos octubre de 2018 no va a pasar nada. El gobierno británico no ha solicitado todavía formalmente la salida del país de la UE, y cuando lo haga hay dos años de periodo de transición en el que el Reino Unido sigue siendo miembro de la UE. Cuando esto deje de ser así los odontólogos ya colegiados con el GDC no se van a ver afectados, no va a haber una revisión de su status y el GDC además no parece particularmente interesado en meterse en ese follón. Resumiendo los que están ya ahí o los que se vayan en los próximos dos años en principio es muy improbable que tengan ningún problema con su derecho a ejercer. En cuanto a su estatus legal como trabajadores, casi todos son self-employed person, una variante de lo que aquí llamaríamos autónomos, que se pagan sus propios beneficios sociales. Los self-employed británicos igual que los autónomos españoles gozan de muy pocos beneficios sociales (paro, enfermedad) pero tienen un trato fiscal mejor que los autónomos españoles. Es muy improbable que el gobierno que venga tras la salida de la UE quiera revisar esto. Los self-employed son económicamente muy rentables, pagan relativamente pocos impuestos, pero solo “consumen” los servicios sociales que se pagan ellos mismos. ¿Para qué cambiarlo?

La cosa puede cambiar, y mucho en el campo del “derecho a ejercer como odontólogo”, a partir de octubre de 2018, el GDC puede o bien perder las atribuciones para colegiar directamente a extranjeros, y ser estas atribuciones transferidas al Ministerio de Educación que bien podría establecer un proceso de homologación como el que, por ejemplo, pasa un odontólogo argentino para trabajar en España. Es decir, pedir a los solicitantes que pasen una serie de exámenes o acrediten una determinada formación para permitirles, tras un proceso que sin duda duraría, como poco, meses, obtener una homologación de sus títulos de licenciado en odontología al equivalente británico, y tras esto, entonces sí, podrían colegiarse con el GDC. Esto básicamente mataría el mercado, haciendo mucho más difícil –y caro colegiarse- costaría más o menos lo mismo que conseguir que homologuen el título en Canadá.

Aún es imposible saber qué va a pasar

Puede ser que también se llegue a un acuerdo con la UE y que no se requiera un proceso de homologación y que las cosas sigan más o menos como están o que se llegue a acuerdos individuales por países, por ejemplo que a los españoles nos dejen más o menos como estamos, pero que no reconozcan por ejemplo los títulos croatas o al revés. Pero esto es imposible de saber ahora.

La única ventaja que podría tener esto, por decir algo positivo, es que el Reino Unido volvería a dar vigencia a los acuerdos de mutuo reconocimiento de títulos que tenía con Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Estos acuerdos fueron anulados por la UE en el año 2006, permitían que un graduado en Australia viera su título reconocido en el Reino Unido y viceversa, al salir de la UE si un odontólogo español se colegiase con las “nuevas reglas” en el Reino Unido, en principio se beneficiaría de esto. Si consigue que le homologuen el título, claro.

En resumidas cuentas, si se quieren ir a trabajar al Reino Unido en algún momento de su carrera profesional, háganlo ahora o por lo menos es un buen momento para colegiarse, porque no sabemos lo que viene, y como dice el refrán “más vale malo conocido que malo por conocer”.

texto-de-brexit-con--la-bandera-del-reino-unido-y-de-la-ue_1017-3473

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *