Implantes cerámicos en el sector anterior

En RADMEDICA creemos necesario innovar para mejorar la calidad de vida de las personas. Uno de los mayores retos de la Odontología actual y, en concreto, de la Implantología es recuperar con nuestros tratamientos las funciones masticatorias y fonéticas con un resultado estético óptimo:

Presentamos el caso clínico de un varón de 65 años de edad que acude a nuestra consulta para solventar la falta de los dos incisivos laterales (12 y 22), que habían sido restaurados 15 años antes con un perno muñón y una corona metal cerámica. En la exploración intrabucal y radiográfica se evidencia la falta de dichos incisivos laterales, que el paciente cubría con una prótesis parcial de resina.

Se propone al paciente la colocación de dos implantes cerámicos, debido a los requerimientos estéticos, de una sola pieza.

Previamente a la realización de la cirugía, se confeccionó una férula quirúrgica que nos facilitará la orientación a la hora de colocar el implante en su ubicación más favorable.

Una vez obtenido el correspondiente consentimiento in- formado por parte del paciente, se procedió a anestesiar la zona mediante técnica infiltrativa y, posteriormente, se realizó la incisión, despegamiento del colgajo y colocación de la férula quirúrgica.

Las mediciones realizadas en el CBCT determinaron la utilización de dos implantes de 4,1 x 10 mm, medida que se corresponde con el espacio comprendido desde la parte más apical del implante hasta la zona en la que comienza el pilar pretallado. Seguidamente, se realizó la preparación alveolar del lecho mediante las fresas correspondientes, teniendo en cuenta la situación final a la que deseábamos dejar la línea de terminación del pilar, así como la orientación vestíbulopalatina del mismo.

Realizamos también regeneración ósea, debido a la perforación de la cortical vestibular, tras la colocación del implan- te. Además, se realizó un injerto de tejido conjuntivo, dado el defecto de tejido blando evidenciado en la zona.

A continuación, se realizaron las coronas provisionales. Para ello, se llevó a cabo una impresión que reprodujese con exactitud en el laboratorio la situación que necesitamos restaurar sin provocar ningún daño a los tejidos blandos. Seguidamente, se comprobó que el perfil de emergencia creado por las coronas provisionales era el más adecuado y que se encontraban en anoclusión, tanto en máxima intercuspidación como durante los movimientos mandibulares excursivos. No podemos olvidar que estamos ante una técnica de «estética inmediata» y no de «carga inmediata». Las coronas provisionales permanecieron en la boca del paciente durante seis semanas.

La fase restauradora definitiva comenzó con la retirada de las coronas provisionales y los posibles restos de cemento adheridos a la zona del pilar. Se realizó un control radiográfico cuya imagen indicaba una situación de normalidad con respecto a los procesos de osteointegración del implante y una buena orientación con respecto al límite amelocementario de los dientes adyacentes. A continuación, se realizó la toma de impresión, como si estuviéramos fabricando una corona de recubrimiento total sobre un diente. Sobre el modelo fruto de dicha impresión confeccionamos dos coronas zirconio-cerámica, que se adhirieron con cemento de poliuretano. Estos cementos están especialmente indicados para prótesis sobre implantes por sus cualidades adhesivas y mecánicas, que permiten suficiente retención de la restauración al pilar, pero poca resistencia al descementado en caso de ser necesario.

Finalmente, se retiraron los restos de cemento y se evaluó la oclusión. Podemos apreciar cómo se mejoró el volumen y la altura de los tejidos blandos existentes antes de la intervención.

Imagen 12

http://www.gacetadental.com/2016/07/implantes-ceramicos-en-el-sector-anterior-60542/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *