Atuendos para la historia. El protector dental: sonrisa a salvo

http://blogs.20minutos.es/quefuede/2016/02/18/atuendos-para-la-historia-el-protector-dental-sonrisa-asalvo/

Como sabéis, esta sección empezó tratando sobre camisetas, pero la cosa ha ido cambiando y he ido sacando todo tipo de accesorios que usan los deportistas en su práctica habitual. Hoy vamos a hablar de una herramienta fundamental para deportes como el boxeo, entre otros: el protector dental.

Fue precisamente en el boxeo donde nació el protector dental. Los púgiles tenían la necesidad de proteger sus piezas dentales y recurrían a trozos de algodón, esponja o incluso madera, que ponían entre los dientes. Como imaginaréis, no eran muy efectivos.

Así las cosas, fue un dentista británico llamado Woolf Krause quien, en 1892, inventó el primer protector dental. En realidad, eran tiras de resina natural que encajaba en los incisivos superiores de los boxeadores. Fue su hijo Philip quien perfeccionó el invento. Philip Krause era boxeador aficionado y mejoró la idea de su padre inventando el protector dental reutilizable. La primera vez que se usó fue en 1921, en un combate entre Jack Britton y Ted Lewis. El manager de Britton, curiosamente, reclamó diciendo que el protector era una ventaja ilegal.

Al mismo tiempo que Philip Krause, en Estados Unidos también hubo dentistas que crearon sus propios protectores. Thomas Carlos y Allen Franke son dos de ellos, y los pusieron en circulación en los años 20. Pero no fue hasta 1947 cuando nació el protector moderno. Nació de la mano de un dentista de Los Ángeles llamado Rodney Lilyquist, que perfeccionó la protección de tal manera que el boxeador pudiera hablar con ella puesta. Los fabricaba de resina acrílica transparente. Dick Perry, un jugador de baloncesto de la UCLA, y Frankie Albert, quarterback de los 49ers, fueron los primeros en usarlo.

A partir de los 50, la American Dental Association empezó a recomendar el protector dental y en 1960 ya lo aconsejaba para todo tipo de deporte de contacto. En 1962, todos los institutos americanos lo hicieron obligatorio para la práctica del fútbol, y en 1973, fue la NCAA la que adoptó la misma medida para los equipos universitarios.

Hoy en día, los protectores dentales son imprescindibles en boxeo, rugby, fútbol americano, hockey o artes marciales, y son muy frecuentes en balonmano o baloncesto. Se fabrican a partir de un polímero de etileno y acetato de vinilo, denominado EVA, y pueden ser personalizables.

protector dental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *