¿Qué cepillo dental es mejor para ti?

Una información extraída de Blog Salud Bucal

Cepillos de dientes

El cepillado diario después de cada comida es fundamental para mantener una buena higiene bucal y evitar futuros problemas de salud. Pero, además, también es importante saber escoger el tipo de cepillo que mejor se adapte a nuestras necesidades. Un cepillo excesivamente duro, si tenemos las encías sensibles, por ejemplo, puede agravar el problema.

Suave o medio. Los filamentos suaves y con perfil redondeado y texturizados permiten acceder a los espacios interdentales y facilitan a su vez la limpieza alrededor de las encías. Lo ideal es buscar un cepillo con un cuello estrecho y maleable y que favorezca la accesibilidad durante el cepillado. Muchas veces es una cuestión de simple preferencia, y algunas personas se sienten más cómodas utilizando un cepillo con filamentos suaves.

Duro. Algunas personas piensan que los cepillos de filamentos duros ayudan a eliminar mejor la placa dental, pero no es necesariamente cierto. Si el cepillo es de buena calidad, el resultado puede ser el mismo que con un cepillo suave o medio. Está recomendado para pacientes con encías sanas, sin alteraciones dentales y gingivales importantes.

Niños. Los pequeños de la casa necesitan utilizar cepillos dentales especialmente diseñados para ellos. Deberían tener un cabezal pequeño que permita llegar a todas las zonas de la boca, con filamentos suaves y de extremos redondeados y texturizados, que permitan limpiar con eficacia y protejan el esmalte dental y las encías. Un mango ergonómico y grueso les ayudará a manejarlo con mayor eficacia, especialmente cuando empiezan a desarrollar sus capacidades motrices.

Especial encías o sensibilidad. Cuando tenemos problemas de encías o sensibilidad dental, lo mejor es utilizar un cepillo que nos ayude a tratar el problema. En estos casos lo mejor es buscar un cepillo de cabezal pequeño y filamentos suaves de Tynex® con perfil recto, que permiten masajear las encías delicadas y estimularlas para facilitar la recuperación, o con filamentos de PBT, que también permiten acceder mejor al espacio interproximal. Estos cepillos especiales, además, no desgastan las restauraciones (empastes, fundas, etc.) y ayudan a prevenir la hipersensibilidad dental.

Cirugía. Si acabamos de sufrir una intervención quirúrgica, necesitaremos una higiene bucal especialmente suave que no dañe las áreas de cicatrización. En el mercado podemos encontrar cepillos especiales para estos casos, con filamentos de extrema suavidad, que nos ayudarán a limpiar sin dañar y a prevenir infecciones y otras complicaciones.

Implantes dentales. Si queremos asegurar la máxima limpieza y protección de nuestros implantes bucales, lo mejor es buscar cepillos especialmente diseñados para ello, que nos permitan acceder fácilmente a los márgenes de las encías y proteger las piezas tratadas con la máxima precisión.

Ortodoncia. Es recomendable usar un cepillo con los filamentos en forma de V cuando se lleva ortodoncia, pues en estos casos asegurar una buena limpieza y que no queden restos de comida en la boca es extremadamente importante. Hay que buscar un cepillo de uso diario que facilite el acceso a zonas posteriores de la boca o a piezas que se encuentran en proceso eruptivo, mal colocadas, etc. Es recomendable también que aseguren una limpieza óptima de dientes y bracket.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *