Osteoporosis: el dentista puede detectarla

Artículo de Juan José Aguilar en Tu Salud

En 1830, la medicina francesa llevó a cabo un hallazgo que resuena hasta nuestros tiempos: observó huesos humanos de estructura débil con grandes agujeros que semejaban la forma de un panal de abejas, y le llamó osteoporosis.

Osteoporosis

La osteoporosis es la condición en la que los huesos pierden su densidad, volviéndose porosos, frágiles y débiles. Debido a esto, podrían ser propensos más fácilmente a fracturas que, incluso, podrían surgir de la nada, sin golpe alguno.

Si bien la enfermedad puede presentarse en cualquier género y edad, las mujeres mayores de 50 años la padecen con mayor frecuencia, ya que en ellas disminuye más rápido la masa ósea.

Este padecimiento puede desarrollarse en diferentes partes del esqueleto. Especialmente, en huesos con gran proporción de tejido trabecular (esponjoso): el radio, cúbito, húmero, fémur, columna vertebral y los maxilares. Es decir: en brazos, espalda y la mandíbula.

Diversas investigaciones han demostrado que la pérdida ósea en los maxilares es el reflejo de que lo mismo está sucediendo en otros huesos del cuerpo. Así que el dentista podría ser el primero en detectar y reconocer este padecimiento, mediante una revisión completa de la historia clínica de la paciente y estudios radiográficos.

La osteoporosis produce serias alteraciones funcionales que reducen la posibilidad de una efectiva rehabilitación de la cavidad bucal como:

  • Pérdida de masa y densidad ósea en la mandíbula.
  • Reducción del reborde alveolar.
  • Edentulismo, aflojamiento de dientes y pérdida de estos. Las personas con osteoporosis suelen ser casi 3 veces más propensas a perder los dientes que una persona sana.
  • Dentaduras postizas flojas o imposibles de colocar. A la falta de retención se imposibilitaría el uso de prótesis, lo que produce alteraciones nutricionales, estéticas, fonéticas, entre otras.
  • Enfermedad de las encías. Pacientes con Osteoporosis son más propensos a padecer periodontitis, lo cual contribuiría a una mayor pérdida ósea alveolar.
  • Osteonecrosis. Pérdida del suministro de sangre en los huesos. Esto genera dolor, artritis y el colapso de la pieza.

Es importante que los pacientes con osteoporosis programen visitas periódicas al dentista y mantengan una buena higiene bucal. Si se usan prótesis, es indispensable mantenerlas limpias y reajustarlas cada 6 meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *