¿Morderse las uñas es peligroso para nuestra boca?

Onicofagia - sonrisaespectacular.comLa onicofagia que proviene del griego “onykhos” (uña) y “phaguen” (comer) es el hábito compulsivo de morderse las uñas. Algunos comienzan con este tic desde muy pequeños, otros en cambio lo desarrollan en la adolescencia. Puede durar meses o incluso años. No existen cifras exactas sobre el número de personas con onicofagia, ya que estamos hablando de un tipo de trastorno que por lo general no requiere de consulta médica.

En la edad adulta los hombres son los que más persisten con este tic.
Aunque por lo general únicamente nos fijamos en los efectos en las manos (hinchazón, aspecto descuidado,…) morderse las uñas genera desagradables efectos también en la boca. Con todos los gérmenes que hay debajo de las uñas, en la boca se reflejan las consecuencias de esta fea costumbre. Por muy lavadas que podamos tener las manos, al meternos los dedos en la boca, a través de esas uñas mordisqueadas, ingerimos infinidad de bacterias.

Las consecuencias en la boca pueden ser:

  • Deformación de la arcada, las encías y el paladar por el gesto repetitivo.
  • Daño en encías, favoreciendo así la generación de inflamaciones y gingivitis.
  • Aparición de infecciones bacterianas como las aftas y los herpes.
  • Aumento del número de caries.

Hay que añadir que las personas que llevan restauraciones de composite en dientes anteriores (incisivos superiores e inferiores) o carillas de porcelana o de composite, sufrirán desperfectos en estas restauraciones por morderse las uñas. Entre otras cosas hemos visto cómo por morderse las uñas, los pacientes acuden con:

  • Descementado de la carilla de porcelana (la cual se podrá volver a cementar si no ha sufrido ningún daño);
  • Fractura de la carilla de porcelana (que habrá que repetir, puesto que no se pueden reparar);
  • Fractura de la carilla o restauración de composite (se podrá reparar en clínica).

Si llevan coronas de porcelana o metal-porcelana sobre dientes o implantes, también en este caso se podrá romper la porcelana de recubrimiento que da el color y la forma al diente y también habrá que repetir la restauración completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *