Los tarraconenses, los que menos van al dentista por la crisis

Noticia traducida de Tarragona 21

Tarragoneses no van al dentista - Clínica CurullLa situación económica ha provocado consecuencias en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Clínica Curull ha realizado un estudio en Cataluña con las respuestas segmentadas en función de la provincia en que residen los pacientes, su sexo y su rango de edad, con el objetivo de conocer los hábitos de los catalanes en higiene y cuidado dental.

Este informe, titulado “Estética y Salud Dental en Cataluña”, detecta que el 42% de los catalanes ha reducido la frecuencia con que visita al dentista o incluso, ha dejado de acudir a consecuencia de la crisis económica. Hay que destacar la incidencia que este factor ha tenido entre la población menor de 35 años, puesto que el 48% reconoce haber disminuido su asistencia al especialista o, incluso, dejar de ir.

Si se atiende a la provincia de procedencia de los pacientes, el informe de Clínica Curull detecta que los leridanos y tarraconenses han sido los que más han reducido sus visitas en los últimos años. Lo siguen los habitantes de Girona y, finalmente, los de Barcelona.

Además de la situación económica, los encuestados reconocen otros motivos que también los han llevado a disminuir sus visitas a este especialista, entre los cuales se encuentran la falta de tiempo, que justifica el 7%, y el miedo al dentista, también llamado odontofobia, que reconoce un 4%.

La asistencia media al dentista de los catalanes es, de media, ligeramente superior a una visita al año, se sitúa en 1,1 veces. Sin embargo, hay diferencias significativas en función del sexo de los pacientes, puesto que las mujeres respetan más los consejos de su dentista, que recomienda una visita cada seis meses.

En este sentido, el 26% de las mujeres acude a la cita con este especialista dos o más veces al año. Por su parte, en los hombres este porcentaje baja hasta el 16%. La Dra. Conchita Curull, directora médica de Clínica Curull, señala que “pocos pacientes van a realizarse revisiones periódicas con la frecuencia recomendada, una vez cada seis meses. En los últimos años se aprecia un aumento de las patologías que provocan urgencias debido al retraso en la asistencia de los pacientes”.

“Este retraso en las visitas comporta que las diversas enfermedades o problemas a la boca y las encías se detecten más tarde, en estados más avanzados y, habitualmente, con dolores o molestias severas en la zona afectada”, apunta la doctora Curull. Además, explica que “el cumplimiento de un calendario de visitas regular al dentista permite mantener una cuidadosa salud bucodental. La prevención es el factor determinante, puesto que motiva tratamientos más rápidos, más sencillos y más económicos para el paciente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *