Los dentistas exigen una regulación especial para la publicidad sanitaria

Una información de Gaceta Dental

Jornada legal y forenseEl Consejo General de Dentistas organizó la X Jornada de Odontología Legal y Forense que reunió a odontólogos de toda España en Segovia. Allí se analizó la importancia de una adecuada regulación de la publicidad para el ámbito sanitario, y se abordó el intrusismo profesional que afecta a la Odontología española.

Durante su intervención, el presidente del Consejo General de Dentistas, Alfonso Villa Vigil destacó que «la publicidad sanitaria, aunque necesaria, es un tipo de publicidad particularmente sensible y, por lo tanto, debería estar especialmente regulada con el fin de evitar que los pacientes reciban información que les pueda generar falsas expectativas y, por tanto, llevar al engaño». Al hablar de la autorregulación se refirió a la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial, destacando la rapidez con la que actúa en caso de conflicto si se compara con los juzgados. No obstante, señaló como inconveniente «el carácter voluntario de este órgano de vigilancia, por lo que sus dictámenes no son vinculantes». Asimismo, recordó a los facultativos la exigencia de actuar con la diligencia debida respecto a todas sus obligaciones en relación al paciente y la obligación de poner todos los medios que tienen a su alcance para ofrecer la mejor asistencia clínica posible. Por último, incidió en la importancia de que los facultativos cuenten con las atribuciones y competencias profesionales necesarias a la hora de ofrecer servicios sanitarios.

Por su parte, Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial, insistió en el compromiso ético que debe primar en el ejercicio profesional en el ámbito de la salud, que no es otro que prestar la mejor asistencia sanitaria posible y la aplicación del conocimiento científico de forma ética, orientando siempre la práctica profesional a las necesidades de salud y bienestar de los ciudadanos. «De este modo, debe garantizarse siempre el derecho a la protección de la salud de la población, de tal forma que la información que se ofrece a través de la publicidad debe ser rigurosa, objetiva, no exagerada, fundamentada, comprensible, ajustada, y cuya finalidad sea la correcta información a los ciudadanos, primando los principios de discreción y prudencia».

Sin embargo, según puso de manifiesto el presidente de la OMC, «no siempre se actúa de forma ética, lo que podría poner en riesgo la salud de los pacientes, incluida la de los pacientes sanos. De ahí la importancia de regular de forma especial la publicidad sanitaria».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *