Los dentistas abordan la necesidad de implantar el “Numerus Clausus”

Nota publicada en Acta Sanitaria

Un tanto alarmados por la proliferación de clínicas de franquicias de Odontología, que aprovechan el gran número de dentistas que produce el sistema para que trabajen en unas deficientes condiciones laborales, el COEM (Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid) organizó el lunes 20 de Enero un foro dedicado al tema del “Numerus Clausus”, con el imperativo de “salvemos la Odontología”, reclamo que ya figura en Facebook, impulsado por una joven odontóloga que ha tenido que emigrar y que formaba parte del mencionado foro.

Una de las propuestas más interesantes de las expuestas en el foro-debate es la de fomentar la auto-regulación, a través de los acuerdos entre los profesionales con los poderes políticos autonómicos y estatales; otros de los participantes invitaron a abordar la situación tal como lo han hecho los médicos implantando el númerus clausus. El problema ético y moral que plantea la proliferación de estas clínicas que trabajan con dentistas a comisión y que se ganan el mercado a base de una publicidad en la que se comprometen a ofertar servicios que poco tienen que ver con la realidad, también fue abordado a lo largo de la reunión.

El presidente del COEM, Soto-Yarritu, precisó en este momento que en España ya hay más del doble de los dentistas necesarios, que actualmente hay un dentista por cada 1.476 habitantes y que se prevé que para el año 2020 pueda llegar a uno por cada 1.000 habitantes, cuando la recomendación de la OMS es que haya un profesional por cada 3.500 habitantes. Añadió que la situación se agrava en Madrid.

La panorámica de la situación europea la aportó Francisco Rodríguez Lozano, presidente del Consejo Europeo de Dentistas, quien observó que el concepto de númerus clausus no está bien definido, y que para él la definición clara consiste en formar odontólogos en función de la población que ha de ser asistida. Situó a España junto con Rumanía y Portugal, como los tres únicos países de Europa donde no habían acotado el problema con númerus clausus, en el sentido de evaluar y anticiparse a las necesidades. Se preguntó a quién compete fijar el número de odontólogos, porque confesó que él no lo tenía claro y advirtió de que la emigración crea un problema a los países que sí tienen regulado el número de profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *