Gingivitis durante el embarazo: cómo mantenerla a raya

Artículo original publicado en Bebés y más

Embarazo y gingivitisLa mitad de las mujeres embarazadas sufre gingivitis, una afección bucal que afecta a las encías. Esta patología no supone ningún riesgo para la salud si se trata a tiempo y se mantiene una buena higiene diaria, pero, ¿cómo detectarla?

La gingivitis provoca que las encías se inflamen y sangren con facilidad. Si no se trata adecuadamente puede evolucionar a una periodontitis. No siempre un pequeño sangrado significa que haya gingivitis, y con el embarazo es habitual que alguna vez sangren las encías con el cepillado.

Debido a las hormonas del embarazo, las encías, del mismo modo que las mucosas nasales, se inflaman y tienen a sangrar más fácilmente. También pueden ser más propensas a acumular bacterias y sarro. Por eso, si hay inflamación, enrojecimiento y cierto dolor en la zona, puede tratarse de gingivitis.

Para prevenir la gingivitis lo que hay que hacer es mantener una higiene bucodental adecuada. Utiliza una crema dental con flúor y cepíllate los dientes a diario, después de cada comida y especialmente antes de acostarte por la noche.

El cepillado ha de ser suave pero largo y minucioso, sin descuidar ninguna zona (lengua incluída). De este modo, eliminamos las bacterias que inciden sobre dientes y encías, mantenemos la boca limpia y prevenimos la gingivitis, caries, halitosis…

Tomar la cantidad adecuada de calcio (mantiene los huesos fuertes) y de vitamina C (refuerza las encías, reduciendo las posibilidades de que sangren) también contribuye a una buena salud bucal.

Si la gingivitis no se cura puede evolucionar a periodontitis, una infección más peligrosa. Hay estudios que señalan que esta forma grave de enfermedad de las encías aumenta el riesgo de que la embarazada tenga un parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer.

Por lo tanto, si notas que las encías están inflamadas, te duelen y sangran, o no se cura siguiendo estos consejos anteriores, consulta al odontólogo para que determine si se trata de gingivitis o de otra afección y te aconseje cómo tratarla. Es mejor no esperar a que sea evidente que hay algún problema bucal, ante la menor sospecha, acude al dentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *