Falsos mitos sobre la xerostomía

Artículo publicado en BlogSaludBucal

La xerostomía, conocida también como boca seca, es la sensación subjetiva de sequedad bucal debido a la disminución o ausencia de saliva, provocada por el mal funcionamiento de las glándulas salivales (glándula parótida, sublingual y submandibular). En los últimos años, y al igual que la halitosis, ha despertado el interés de la población debido a las complicaciones que puede presentar de carácter bucal (caries, infecciones bucales, candidiasis…). Este hecho ha provocado que el papel del profesional de la salud bucal sea relevante tanto en la investigación, en el diagnóstico, en el tratamiento y, sobre todo, también, a la hora de informar a la población.

Pero, al igual que con la halitosis, existen unos falsos mitos que rodean la xerostomía.

Baja prevalencia
El paciente con xerostomía puede no considerarlo una condición clínica y no referirlo, o subestimar su problemática, hasta que tiene otras complicaciones bucales más graves.
Sin embargo, la xerostomía afecta entre el 20% y el 40% de la población (20% de adultos de entre 18-35 años, 26% de adultos de entre 36-54 años y un 40% de adultos mayores de 55 años), siendo mayor su prevalencia en mujeres, personas de edad avanzada y polimedicados.

Etiología errónea
Muchos pacientes consideran que la xerostomía es una condición fisiológica, temporal y/o intrínseca.
Son muchos los factores etiológicos que pueden desencadenar la xerostomía. Los más frecuentes son:

  • Más de 500 fármacos puede producir xerostomía como efecto secundario (analgésicos, antihipertensivos, antihistamínicos…)
  • Enfermedades sistémicas (síndrome de Sjögren,diabetes…)
  • Tratamientos oncológicos (radioterapia en la cabeza y el cuello)
  • Situaciones de estrés y ansiedad
  • La edad avanzada (disminución de la producción de saliva)
  • Consumo excesivo de tabaco y alcohol
  • Obstrucción de los conductos de drenaje por cálculos, infecciones o estenosis

Profesional de referencia
Muchos pacientes con xerostomía no asocian al odontólogo como el especialista responsable de su diagnóstico y tratamiento e intentan buscar soluciones por ellos mismos o consultan con otros profesionales.
Es importante que el profesional de referencia, el odontólogo, junto con el personal de la clínica, esté alerta para prevenir, diagnosticar y tratar esta afectación oral mediante una anamnesis y una exploración adecuada, así como dar a conocer su importancia.

Solución o tratamiento
Aunque es frecuente creer que no existe tratamiento para la xerostomía, la verdad es que sí se puede tratar. Lo importante es hacer un buen diagnóstico diferencial atendiendo a toda la sintomatología (ardor de boca, dificultad para hablar, deglutir, comer; alteración del sentido del gusto, paladar seco, saliva espesa…) y luego aplicar un tratamiento específico consistente en hidratar la cavidad bucal (formulaciones a base de betaína y xilitol) y estimular la producción de saliva (formulaciones a base de ácido málico), así como tratar los factores desencadenantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *