Embarazo, pubertad y menopausia: ¿cómo afectan a la salud bucal de la mujer?

Recogemos esta información desde MasQueSalud

Salud dental embarazadas

El embarazo, la pubertad y la menopausia son periodos de la vida de una mujer donde la boca requiere ciertos cuidados. En determinadas etapas de la mujer, principalmente por razones hormonales, la encía es más susceptible a la inflamación y por tanto se eleva el riesgo de sufrir enfermedades bucales y que incluso conllevarían la pérdida de los dientes. Una adecuada estrategia por el especialista en encía, periodoncista, minimizará estos riesgos.

La enfermedad periodontal, conocida vulgarmente cómo “piorrea”, es una infección crónica causada por bacterias de la placa dental que afecta a las estructuras que sujetan los dientes a la boca. Al principio aparece la gingivitis que se localiza sólo en la encía, sino recibe el tratamiento oportuno puede transformarse en una periodontitis, al extenderse al hueso que rodea y soporta el diente, que se destruye de manera irreversible, pudiendo llegar a perderse los dientes si no se trata a tiempo.

Síntomas iniciales de esta enfermedad son el enrojecimiento y sangrado de encía, aunque en los fumadores puede pasar desapercibido. Más adelante pueden aparecen otros síntomas cómo retracción de encías, movilidad, separación entre dientes, flemón, etc. Es fundamental llevar una correcta higiene dental eficaz y debe tratarse de forma temprana por el especialista tras un diagnóstico preciso.

En la pubertad puede desarrollarse gingivitis puberal asociada a los aumentos de hormonas sexuales, incluso algunas mujeres presentan gingivitis menstrual (sangrado e inflamación en las encías, así cómo ulceras en los tejidos blandos bucales).

La toma de anticonceptivos orales compuestos por hormonas sintéticas pueden producir un aumento de la inflamación de las encías sobre todo cuando se toman largos periodos de tiempo por lo que hay que controlar las encías evitando su deterioro.

La inflamación de las encías durante la gestación que desaparece tras el parto es la llamada gingivitis del embarazo, sobre todo a partir del 2º o 3º mes. Si la mujer tiene gingivitis o periodontitis previa al embarazo se eleva el riesgo adicional de parto prematuro o bebe de bajo peso. También existen formas tumorales cómo los granulomas gingivales que se asocian con el embarazo y que pueden desaparecer después con el correcto tratamiento.

En la menopausia disminuye tanto el nivel de estrógeno (lo que disminuye el efecto antiinflamatorio de estas hormonas en la encía) cómo de Progesterona disminuye la densidad ósea y aparece la osteoporosis) produciendo alteraciones significativas en los tejidos de la boca apareciendo problemas cómo la gingivitis atrófica, gingivitis postmenopáusica y síndrome de boca seca( malestar bucal o irritación, ardor y mal sabor). Recientemente también se ha relacionado la osteoporosis con una mayor tendencia a padecer enfermedad periodontal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *