Diseñan un sillón para odontólogos sin movilidad en las piernas

Este avance nos llega vía EFE Futuro

Sillón dentista

El sueño de convertirse en dentista es ya posible entre personas sin movilidad en las piernas, gracias a una novedosa tecnología que controla el pedal del sillón desde un pulsador que el odontólogo acciona con la mano pero dejando libertad en parte de los dedos para manejar al mismo tiempo otros utensilios.

El sistema, un prototipo que acaba de finalizarse, está siendo ya probado con éxito por personas con movilidad reducida en las piernas; su desarrollo ha corrido a cargo de un equipo de investigadores de la Universidad Europea. Se trata de una tecnología portátil relativamente ligera, con poco más de un kilogramo de peso en su totalidad, y además fácilmente manejable y con la posibilidad de ser incorporado en cualquier sillón odontológico.

Así lo ha explicado a EFE uno de sus desarrolladores, el profesor Juan José Escribano Otero, quien además es director del Departamento de Informática Automática y Comunicaciones de la Universidad Europea, y que junto con el profesor Sergio Bemposta figuran como inventores del sistema en la solicitud de patente.

Desde el punto de vista tecnológico, el aparato consta de dos piezas: por un lado, un soporte sobre el suelo que actúa sobre el pedal (una especie de cascanueces de aluminio), y por otro, un dispositivo desde el que se regula la fuerza y que transporta cómodamente en el bolsillo de su bata el profesional, lo que le evita tener que cargar con él en la mano. Este regulador de la presión es un pequeño dispositivo con forma de petaca que funciona como un mando, desde donde se envían las órdenes o señales vía wireless (sin cables) hasta el soporte fijado en el pedal. Su funcionamiento lo acciona el profesional con un pequeño pulsador en la mano retenido dentro del guante para que no se le caiga mientras trabaja.

En el caso de la conexión del dispositivo regulador de fuerza con el pulsador se ha tenido que recurrir a un cable de escaso grosor que el dentista lleva escondido en la manga de la bata porque el wireless habría exigido una fuente de alimentación en el pulsador; eso habría incrementado su peso y tamaño en detrimento de la movilidad manual del profesional.

La posibilidad de que el sistema llegara a fabricarse de forma industrial reduciría su precio al entorno de los 150 euros; actualmente el coste del prototipo es de unos 1.200 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *