Dientes nuevos a partir de células madre

Noticia publicada en ABC Salud

Dientes a partir de células madre - ABC Salud

Fabricar dientes a partir de células madre no parece ya tan descabellado. Aunque todavía la aplicación de células madre en odontología se encuentra en fase de experimentación animal, estudios recientes han aportado resultados esperanzadores sobre la reparación y regeneración de estructuras dentales, ligamento periodontal y tejido pulpar previamente dañado, ofreciendo algunas claves que ayudan a mejorar la comprensión sobre células madre dentales y sobre cómo funcionan en vivo para facilitar la reparación.

Expertos como Paul Sharpe, profesor de Biología Craneofacial en el King’s College de Londres, están probando nuevos tratamientos basados en células madre de la pulpa dental. Como destaca Alberto Sicilia, profesor de Periodoncia en la Universidad de Oviedo, «quizás algún día esta línea de investigación haga que el reemplazo natural de dientes sea una realidad, mientras por el camino, nos aportará una auténtica revolución en las técnicas de regeneración de tejidos».

Y es que, según estos estudios, las células de la pulpa dental presentan propiedades inmunes muy similares a las de las células madre mesenquimatosas de la médula ósea; de hecho, afirma Sharpe, «expresan los mismos genes y se diferencian a través de vías muy similares».

Si se demuestran estas características de la pulpa dental, sus células madre proporcionarían una fuente mucho más accesible de células autólogas. Incluso, como adelanta Sicilia, «el uso de células madre de la pulpa dental podría extenderse a otras patologías más allá de las dentales».

Como principales aplicaciones dentales de estos hallazgos, los expertos consideran que el uso más obvio es en la endodoncia, para reemplazar el tejido pulpar. Además, los estudios de Sharpe sugieren que con el conocimiento actual es posible, al menos experimentalmente, crear nuevos dientes a partir de células madre, utilizando para ello células embrionarias.

Este nuevo diente será tratado como un implante y, de hecho, será un implante celular. Este se cultivará en laboratorios especializados y será suministrado a un dentista que, utilizando técnicas quirúrgicas muy simples, insertará el implante en el tejido blando sin ningún tipo de perforación del hueso. El crecimiento del implante se seguirá con unos rayos X estándar y la ortodoncia se aplicará siguiendo a la erupción del diente. La forma de la corona, estéticamente correcta, podrá ser terminada con los tratamientos odontológicos restauradores convencionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *