Consejos simples para niños que succionan su pulgar

Artículo publicado en Dentista en tu Ciudad

Pulgares - pediatricdentistryofglensfalls.com

La succión del pulgar en realidad es un hábito natural de los bebés y niños pequeños, que
utilizan como una forma de relajación y lo hacen en mayor medida o frecuencia, cuando tienen hambre o cansancio.

Algunos padres se preocupan por este comportamiento e incluso tratan de evitarlo, aunque en la mayoría de los casos esto no es necesario, debido a que los niños dejan de chuparse el dedo por su cuenta, entre el primer y segundo año de vida. Sin embargo si la succión del pulgar continúa después de haberle salido los dientes delanteros permanentes, condición que se produce alrededor de los 5 años, se pueden presentar problemas estructurales que deriven en patologias.

También los chupetes son otro factor similar que pueden causar los mismos problemas y por ello los especialistas recomiendan retirarlos a los 4 años. Ahora cuando los niños ya mayores continúan a chupándose su pulgar, esto puede interpretarse como una necesidad ante el aburrimiento o por sentirse inseguros, por ello cuando esto sucede es necesario buscar el consejo profesional.

No existe un tratamiento específico para solucionar la extensión en el tiempo de la succión del pulgar en un niño, sin embargo se pueden aplicar estos simples métodos que a menudo suelen funcionar muy bien, estos son:

  • Felicitar a su hijo por no chuparse el dedo.
  • Encontrar otras maneras de ayudar a su hijo a encontrar la comodidad y sentirse seguro.
  • Trabajar con su hijo para encontrar una manera de detener la succión del pulgar, en función de sus gustos.
  • Acudir a un dentista para que le explique las razones por las cuales es importante que su hijo deje de chuparse el dedo y así comenzar a buscar soluciones.

Cuando estos métodos no funcionan, consulte a su dentista o médico pediatra acerca de si se puede hacer lo siguiente:

  • Usar una venda o protector para el pulgar.
  • Utilizar aparatos dentales (con mayor frecuencia si los dientes y la boca de su hijo se ven afectadas).
  • Colocar un medicamento amargo en el pulgar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *