Cómo incorporar los implantes cigomáticos a la clínica dental

Artículo del Dr.  Luis Cuadrado de Vicente para Gaceta Dental

Implantes cigomáticos - Gaceta dental

Existe cada vez más interés sobre el tratamiento con implantes cigomáticos. Este hecho se debe, sin duda, a la aceptación del tratamiento como una alternativa segura y predecible en pacientes con atrofias del maxilar superior y en otras circunstancias, como pueden ser postoncológicas y, sobre todo, cirugías de rescate por tratamientos previos fallidos.

Quizá la mayor ventaja que aporta este tratamiento es la posibilidad de función inmediata en la mayoría de los casos. Por ello, pretendemos en esta ficha clínica analizar cómo podemos incorporar este tratamiento en nuestra clínica dental, pudiendo incorporar a un gran número de pacientes a nuestra práctica habitual sin perderlos.

El desarrollo de numerosas técnicas para colocar implantes en maxilares atróficos hace que existan muchas alternativas a la hora de decidir la técnica que queremos ofrecer a nuestro paciente. De la preparación y experiencia de cada cirujano dependerá el ofrecer una u otra técnica. Muchas de ellas aún no cuentan con la suficiente experiencia a largo plazo y utilizarlas supone, en muchas ocasiones, asumir posibles fracasos en el futuro. Sin embargo, nosotros no somos quién para aconsejar una u otra técnica y, evidentemente, recomendaremos utilizar aquella con la que éticamente estemos seguros de ofrecer el mejor resultado a largo plazo a nuestro paciente.

Debemos realizar una autocrítica importante. En la actualidad se están realizando tratamientos heroicos que no darán resultado. Técnicas críticas, como reconstruir maxilares exclusivamente con biomateriales, uso de implantes estrechos en huesos muy atróficos, uso masivo de implantes cortos, expansiones crestales, etc. todas ellas situaciones de dudoso éxito a largo plazo. Esta situación se está traduciendo en un gran número de fracasos en los primeros 10 años post-tratamiento, generando un grupo de pacientes con una nueva y angustiosa necesidad: la cirugía de rescate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *